¿Es lo mismo interiorismo que decoración de interiores? ¿Y diseño de interiores? En los tres casos, se interviene en espacios interiores, pero de forma diferente en cada uno de ellos ya que requieren de distintos tipos de habilidades. No obstante, las tres habilidades tienen como objetivo aprovechar al máximo las posibilidades del espacio y sacar el máximo partido de las ventajas de la estancia. En este blog hablaremos de las diferencias principales de estas disciplinas. ¡No te lo pierdas! Y si quieres ampliar tus conocimientos, no dudes en especializarte con nuestro Curso en Proyectos de Interiorismo y Diseño de Interiores.

Interiorismo

El interiorismo se encarga de modificar y distribuir el espacio, cambiando así toda la imagen. Existen muchas técnicas aplicables, como las normas básicas del diseño o las técnicas funcionales, estéticas o ambientales. También se incluye el desarrollo conceptual.

El interiorista debe tener en cuenta todos los pasos que se deben seguir para cada tipo de diseño. Es decir, tiene que lidiar con la estructura y eficacia del espacio. Y a la vez, debe de modificar un espacio acorde a las necesidades de un cliente o usuario. Normalmente, se suele trabajar en espacios ya construidos. Por lo tanto, el interiorista debe tener conocimientos en arquitectura para ofrecer una estética del espacio, así como una funcionalidad. Además, también hay que ser observador y creativo para llevar a cabo un proyecto correctamente.

Decoración de interiores

El objetivo de la decoración de interiores es conseguir un determinado ambiente para espacios definidos previamente. Se encarga también de mejorar la apariencia estética de un espacio, creando armonía y belleza visual.

El decorador de interiores se encarga de mejorar ese espacio sin modificarlo. Es decir, busca la manera de combinar colores, de jugar con la iluminación y los diferentes materiales como, por ejemplo, mobiliario, alfombras, cortinas, etc. Por lo tanto, su función cosiste en reorganizar y ornamentar un espacio, previamente diseñado, de manera que este quede más visual.

Diseño de interiores

El diseño de interiores consiste en mejorar el interior de un edifico y crear espacios funcionales. Anteriormente, se diseñaba el interior de manera instintiva como parte del proceso de producción. Es decir, con el objetivo principal de usar el espacio de forma efectiva y conseguir bienestar y, por lo tanto, mejorar la calidad de vida.

El diseño de interiores se define también como la disciplina proyectual porque se involucra en el proceso de crear la experiencia del espacio interior. Manipula tanto el volumen del espacio que se debe decorar como el tratamiento de su superficie. Por lo tanto, además de incluir el diseño funcional y la eficacia del espacio, también tiene en cuenta la iluminación, la temperatura, la acústica, etc.