La intervención psicosocial tuvo sus orígenes durante las décadas de los 80 y 90 del pasado siglo XX, en forma de publicaciones de diversos autores de distintas ramas de la psicología. De modo interdisciplinar, se fueron construyendo las bases de este importante método para afrontar los problemas del individuo y su red social.

En este artículo te explicamos en qué consiste, así como sus métodos y áreas de actuación. También puedes obtener un conocimiento experto en la materia formándote como especialista en atención sociosanitaria en Escuela Ergon.

¿Qué es la intervención psicosocial?

Según Blanco y Varela (2007), se puede definir la intervención psicosocial como una rama de la psicología social que persigue la mejora del bienestar de las personas mediante la búsqueda del cambio social. Dicho de otro modo, y llevado a la acción, constituye el conjunto de medidas que se definen, planifican y llevan a cabo para influir positivamente en los individuos y sus conexiones sociales.

Las redes sociales en la intervención psicosocial

Existe un buen número de teóricos que se han centrado en definir una red o conexión social desde la perspectiva de la intervención psicosocial. Sintetizando estas definiciones diremos que, en este caso, las redes sociales engloban el conjunto de relaciones interpersonales que influyen en la vida del individuo.

Profundizando algo más, podemos tener en cuenta la definición de Garbarino (1983), que entiende las conexiones sociales como un “conjunto de relaciones interconectadas entre un grupo de personas que ofrecen unos patrones y un refuerzo contingente para afrontar las soluciones de la vida cotidiana”.

¿Por qué es tan importante conocer el concepto de redes sociales? Porque la intervención psicosocial es una disciplina que actúa sobre las relaciones entre individuos para promover una mejora en la sociedad.

Estrategias de las intervenciones psicosociales

Cuando la intervención psicosocial se pone en marcha, se emplean una serie de estrategias para garantizar que está siendo llevada a cabo de manera efectiva y homogénea. Así, se sirve de la figura del terapeuta para cumplir los fines de la organización. Pasamos a explicar cuáles son las estrategias más comunes en una intervención de tipo psicosocial:

Encargo

Se trata de la estrategia mediante la cual la competencia que corresponde a una organización o institución es realizada por parte de un profesional. Así, el poder político informa al poder técnico sobre el ejercicio que debe realizar. Es importante tener en cuenta que esto es así por lo que hemos mencionado anteriormente: la intervención psicosocial no es una ciencia que se desarrolle únicamente en el seno de la psicología, sino que en ella participan diversas disciplinas.

Ajuste o conocimiento

Se trata de los medios que el profesional a cargo aplica para acercarse a la situación que debe mejorar. Es una estrategia de interconexión, comprensión y conocimiento que, para el terapeuta, puede indicar el camino a seguir.

Cambio de posicionamiento

Mediante la puesta en marcha de esta estrategia, se pretende buscar un posicionamiento alternativo al existente que mejore o disuelva el problema. Esta forma de mejora se lleva a cabo mediante la educación e información, así como la explicación del proceso de forma adaptada a los receptores, para que ellos mismos puedan formar parte de ese cambio de posicionamiento de forma voluntaria.

Cambio de situación

Una vez logrado el paso anterior, se procura conseguir un cambio en lo acostumbrado, la cotidianidad y lo habitual. Solo se lograría si la estrategia anterior ha sido exitosa. Mediante este método se establecen nuevas maneras de adaptarse a los contextos no solo por parte de la persona, sino de la red social. Una vez más, es necesaria la participación del individuo, así como el apoyo y sustento de las instituciones.

Devolución

Recordemos cómo se efectuaba la estrategia del encargo. Pues bien, esta consiste en el mismo proceso realizado de forma inversa. Mediante esta estrategia, el profesional informa  a las autoridades, que previamente le encargaron la intervención, cómo se ha efectuado el proceso. Este paso es tan importante como el primero y como todos los demás, ya que es la constatación del éxito de un proceso transversal cuyos actores colaboran en todo momento.

De esta estrategia, además, se pueden discernir fracasos, así como métodos que han quedado obsoletos o que resultan favorables en algunos contextos más que en otros.

Áreas de intervención de tipo psicosocial

La intervención psicosocial persigue aplicar cambios estructurales que aporten resultados positivos tanto en la vida del individuo como en la de su círculo o red social.

Existe una serie de áreas o ámbitos en los que la práctica de la intervención es altamente necesaria. Suelen darse unas causas que, al mismo tiempo, resultan haber sido consecuencia de otros problemas que proceden de la infancia desestructurada del individuo. Algunos ejemplos son:

Problemas de drogodependencia

En la mayoría de ocasiones en individuos cuya red social se ha visto afectada por este u otro tipo de adicciones. Otras veces puede ser la consecuencia de un intento del afectado de huir de una realidad poco alentadora. Es importante atender y entender la dinámica en la que el individuo se mueve:

  • Quién le proporciona las sustancias.
  • Quién le presta el dinero.
  • Qué actitud tienen sus allegados ante los efectos que la drogadicción ha provocado en el paciente a largo plazo.
  • Establecer rutinas nuevas de reacción ante ciertas situaciones que reconduzcan el comportamiento del adicto, etc.

Diversidad funcional

Existe un alto porcentaje de personas que, incluso hoy en día, sufre marginación debido a discapacidades físicas o psíquicas, así como trastornos mentales. Esto se debe a que a la construcción de una sociedad en la que se ha escondido este tipo de problemas. Al mismo tiempo, responde a una falta de conocimientos que derivan en un tratamiento inadecuado de estas personas, ante el cual dichos individuos reaccionan de formas inadaptadas, lo que a su vez acrecienta esa marginación que sufren. La intervención aquí se centra en ofrecer los recursos y conocimientos tanto a las personas neurodivergentes como a aquellas que les rodean.

Otras áreas de actuación

Las intervenciones psicosociales también se pueden aplicar en otro tipo de situaciones como las siguientes:

  • Familiares desestructuradas.
  • Marginación por motivos culturales o raciales.
  • Colectivos de personas dependientes.
  • Grupos en riesgo de exclusión social.
  • Maltrato infantil.

Cómo especializarse en atención sociosanitaria a domicilio

Fórmate como especialista en atención sociosanitariaSi estás buscando una especialización en el tema que nos ocupa, en Escuela Ergon puedes formarte con el curso de atención sociosanitaria. Un programa formativo con el que adquirirás todas las competencias necesarias para mejorar la calidad de vida y la adaptación de las personas dependientes, uno de los colectivos más vulnerables. Para ello aprenderás sobre:

  • Características y necesidades de atención higiénico-sanitaria de las personas dependientes.
  • Administración de alimentos y tratamientos de personas dependientes en domicilio.
  • Mantenimiento y rehabilitación psicosocial. 
  • Soporte en las gestiones cotidianas de las personas dependientes.
  • Interrelación, comunicación y observación con la persona dependiente y su entorno.
  • Apoyo domiciliario y alimentación familiar.

Es importante comprender qué es la intervención psicosocial para poder entender cuál es la situación de muchas de las personas que necesitan estas atenciones. Un aprendizaje que puedes obtener a través de esta formación. Si necesitas más información, contacta con nosotros y te ampliaremos todos los detalles, sin compromiso.