En el mercado actual, lo importante es desarrollar estrategias que se adapten a la realidad del consumidor. Por ello, una de las ciencias que ha tenido más impacto en el mundo del marketing y la publicidad es el neuromarketing. Este concepto nos ayuda a identificar y conocer las necesidades, las preferencias y el comportamiento del consumidor. Si quieres aprender más sobre el neuromarketing, fórmate con nosotros con el curso en Experto en Marketing y Neuromarketing.

¿Qué es el Neuromarketing?

El neuromarketing es una ciencia cuyo objetivo es conocer y comprender los niveles de atención que muestran las personas a los estímulos. Básicamente se trata de comprender más y mejor a las personas, entender lo que les gusta y lo que no para actuar basándonos en esto. Entre las necesidades principales de una marca está la de conocer la razones por la que un consumidor compra un producto y no otro, o utiliza un servicio y no otro. También se trata de conocer el porqué, el cómo, el cuándo y el dónde, además de su frecuencia de búsqueda, con el fin de averiguar sus hábitos. En general, se trata de responder a la pregunta: ¿Por qué este o estos consumidores se comportan así? El neuromarketing estudia el cerebro, estudia qué zonas del cerebro deben activarse para incitar a la compra. Conocer esto nos permite saber, no solo qué mensajes de marketing son más efectivos, sino también cuáles son los productos que más gustan a los consumidores y porqué les generan este estímulo. La mayoría de las compras son impulsivas y es por esto por lo que tenemos que captar la atención inmediata del consumidor.

¿Dónde se utiliza el Neuromarketing?

Estos son los territorios donde más presencia y utilidad tiene el neuromarketing:

  • El olfato: el cerebro recuerda mucho mejor los olores que siente el consumidor que los estímulos que recibe por la vista. El olfato se queda más en el subconsciente y, además, es el sentido más emocional que tenemos. Esto significa que es el que más conecta con el consumidor.
  • La atracción al peligro: hay un ejemplo claro para definir este concepto. En los paquetes de tabaco cada vez hay más mensajes de peligro, pero aun así hay millones de personas que siguen fumando. Según estudios neurológicos, estos mensajes de peligro dan más ansia a los consumidores a seguir fumando.
  • Nombres de marcas: la respuesta subconsciente del cerebro es muy diferente según el nombre del producto. Es decir, un buen naming es fundamental para una marca.
  • Los colores: los colores en la publicidad son un mundo. Depende de qué tonalidades usemos podemos modificar totalmente las ideas y las emociones que los consumidores asociaban a una marca y, por lo tanto, no sentirse tan atraídos por esta.

Técnicas que utiliza el Neuromarketing

  • Eye-tracking. Es una tecnología que permite estudiar el movimiento y el comportamiento de los ojos ante distintos estímulos.
  • Electroencefalografía. Es un método que graba la actividad del córtex cerebral.
  • Priming. Se basa en la actividad asociativa, es decir, si vemos a alguien o imagines de alguien comiendo, es posible que a nosotros se nos abra el apetito.
  • Codificación facial. Se trata de analizar las expresiones de la cara para detectar varias emociones.
  • GSR o respuesta galvánica de la piel. Sería la llamada «piel de gallina». El hecho de crear sensaciones que se manifiesten a través de la piel.