Tenemos el espacio, el equipo, el presupuesto y queremos empezar a darle forma a nuestra idea: ¿qué necesitamos? Un proyecto de interiorismo que, bien estructurado, nos permitirá no solo optimizar nuestro tiempo, sino también perfeccionar nuestro diseño. Si quieres saber cómo elaborarlo, sigue leyendo y, si buscas ir más allá, fórmate en interiorismo para convertirte en un experto.

¿Qué es un proyecto de interiorismo?

Un proyecto de interiorismo es la guía en la que constarán todos los detalles del trabajo. Gracias a él conseguiremos optimizar el espacio para que cumpla las funciones que queremos. Para ello, el interiorista prestará atención a la ubicación, la orientación, la volumetría y los límites. ¿El objetivo? Por supuesto, la excelencia.

Alcanzar la excelencia en materia de interiorismo no es tarea sencilla. Diseñador e interiorista deben comprender el espacio, su luz y su historia para encontrar el equilibrio ideal con las necesidades del cliente. Para elaborar un proyecto de interiorismo es clave pensar en cuatro emociones y sensaciones fundamentales que queremos transmitir: la armonía, el confort, la elegancia y la sorpresa.

¿Qué incluye el diseño de interiores?

Antes de continuar, es importante destacar que el diseño de interiores o interiorismo no es lo mismo que la decoración. El interiorismo se centra en la modificación de los espacios, mientras que la decoración se centra en la apariencia estética del mismo.

En resumen: el diseño de interiores no combina los cojines ni escoge el color de las paredes, sino que determina dónde está la cocina y si habrá o no un concepto abierto. Eso sí, no son pocos los casos en los que una misma persona se forma y desempeña el papel de ambos profesionales, puesto que ambas profesiones se complementan.

Cómo hacer un proyecto de interiorismo paso a paso

Para realizar un proyecto de interiorismo se llevan a cabo bocetos y planos que permiten definir los aspectos más técnicos. Estos se completarán con detalles de carácter más estético, como pueden ser los colores, los materiales o la iluminación. Veamos cuáles son las fases para elaborar un proyecto de interiorismo:

Obtener y analizar datos

Como experto en interiorismo, deberás tener un contacto estrecho con el cliente y preguntarle qué es lo que quiere. También tendrás que estudiar las características básicas del espacio: su orientación, si tiene mucha o poca luz natural, las medidas…

Dar forma al proyecto de interiorismo

Cuando se han tomado ya los datos, es el momento de definir la idea de proyecto. En este punto se establecen cuáles serán las características generales del espacio que se va a diseñar. Aquí deberás incluir referencias de proyectos parecidos, sensaciones que se quieren transmitir, la intención, los colores y texturas… Esta es al fase en la que dar rienda suelta a tu creatividad.

Elaborar un anteproyecto

Cuando has perfilado la idea del proyecto con el cliente es el momento de plasmar todo el trabajo. Para hacerlo, empieza a trabajar en plano para entregar al cliente los primeros bocetos de la distribución, las plantas o hasta las perspectivas en 3D de lo que va a ser el resultado final. Muchas veces, todo esto se completa con un aporte sobre las texturas que se utilizaran, así como los materiales, para que el cliente pueda tener una idea lo más clara posible sobre cómo va a ser el resultado final.

Elaborar presupuestos

Cuando tenemos clara cuál va a ser nuestra intervención y el alcance de los trabajos que queremos hacer, hay que pensar un presupuesto. Para ello, se contacta con distintos proveedores y fabricantes con los que comparar los precios y encontrar la mejor opción.

Desarrollar el proyecto de ejecución

Cuando el proyecto está definido y cerrado, se realizan los planos del proyecto de ejecución. Aquí plasmaremos todas las ideas definitivas, que servirán a los trabajadores para guiarles en la obra. Debe aparecer toda la información en el dossier, que contendrá:

  • Planos de distribución actual.
  • Propuesta de cambio de distribución.
  • Demoliciones previstas.
  • Pavimentos.
  • Techos.
  • Paramentos verticales.
  • Instalaciones.
  • Iluminación.
  • Detalles de muebles y de encuentros.
  • Materiales.

Ejecutar de la obra

Aquí es donde el trabajo hecho se pone a prueba. Para pasar el examen, debemos haber previsto todas las posibles sorpresas con las que nos encontraremos, además de haber dejado una partida en el presupuesto dedicada a posibles imprevistos. Es muy importante haber hecho un trabajo concienzudo para favorecer los resultados.

Decorar el espacio

En muchas ocasiones, la fase de decoración puede no ser una responsabilidad exclusiva del interiorista y recaer en mayor medida sobre el decorador de interiores. Sin embargo, muchos interioristas hacen las veces de decoradores debido a la relación íntima que existe entre ambas profesiones.

Dónde estudiar diseño de interiores y proyectos de interiorismo

En Escuela Ergon puedes adquirir los conocimientos necesarios en esta disciplina con nuestro curso en proyectos de interiorismo y diseño de interiores. Se trata de una especialización que te permitirá conocer los principios básicos del interiorismo, los elementos de la construcción, la iluminación y los principios del diseño, entre otros.

Especializarte en diseño te permitirá dar un paso más en tu carrera y hacer de tu vocación una profesión. Si te emociona crear proyectos de interiorismo y quieres enfocarte al ámbito del diseño, puedes echar un vistazo también a nuestro curso de interiorismo con Autocad 2D Y 3D, con el que podrás dominar y controlar este software especializado.

¡Solicita ya toda la información y ábrete camino en el sector del diseño y el interiorismo!